EL TRIANGULO DE LOS CUATRO LADOS

En el llamado “Triangulo ferroviario” en su día nos colocaron más de 200 autobuses, a causa del cierre de las cocheras de Luchana y de Borbón. Alguien decidió que allí no se debían hacer equipamientos, en esta zona no se deben de necesitar, y  nos enviaron los autobuses que otros no querían. Se protestó, se luchó, pero nos los colocaron.

Se construyó sin licencia municipal, la Generalitat de Ciu (responsable del proyecto) pasó olímpicamente del tema, y el Ayuntamiento del PSC no tuvo pimientos para parar las obras. Las molestias ya las conocemos los ciudadanos.

Si se consiguió arrancar el compromiso de que los autobuses saldrían por la zona industrial de la calle Santander, y todos los autobuses estarían dentro de las cocheras bajo tierra. Cumplido solo a medias, ya que todos podemos ver los autobuses de líneas que no pasan por el barrio atravesándolo para ir a buscar sus inicios.

Con motivo de las obras del TGV se han eliminado una gran cantidad de aparcamientos en el barrio, por lo que el Comité de Obra (Ayuntamiento, Adif, o ambos) decidió crear encima de la losa del Triangulo una zona de aparcamiento, decisión que aplaudimos. Sin embargo esta zona ha quedado incompleta.

El aparcamiento tiene graves deficiencias de seguridad y de accesibilidad. De seguridad porque está aislado y no hay ningún tipo de vigilancia. De accesibilidad porque no hay ninguna rampa para personas mayores, con coches de niños o sillas de ruedas.

Estos aspectos fueron planteados por parte de nuestra Asociación al Ayuntamiento, Adif, y Sant Andreu-Sagrera-Alta Velocidad. No hay respuestas que solucionen el problema, para ellos es seguro. Si un día a alguien le clavan una navaja para robarle 10 euros, ellos, y no nosotros serán los responsables. Si un día violan a alguien, ellos y no nosotros serán los responsables. Los problemas importantes se han de ven venir cuando se tienen responsabilidades.

TMB decidió utilizar la losa para utilizarla de aparcamiento para sus autobuses, pasándose por algún forro lo que en su día se habló (En la época de Ferrán Juliá como Regidor), más aún, no creyeron demasiado importante el vigilar las bombas que habían colocado sobre la losa, demasiado fácil para alguien que decidió que la verbena de Sant Joan quedaba demasiado lejos. Se quemaron tres autobuses sobre la losa, y daños a uno en el interior.

Durante el incendio se iban sucediendo las explosiones, podríamos decir que hubo unas ocho o diez, y no fueron pequeñas como todo Sant Andreu pudo oír. No pasó una desgracia de consecuencias que no podemos ni imaginar porque deben de tener razón las gentes que creen en la existencia de algún Dios, debe de ser que existe y trabaja en TMB.

Fue patético ver a los Bomberos a los Mossos y la Guardia Urbana a las dos de la mañana, con los vecinos en la calle o en pijama en los balcones de sus casas, perdidos por el barrio sin saber cómo llegar al lugar del incendio (con explosiones de por medio), verles por Josep Soldevila, bajando por Sant Adrià, cuando venían desde Riera de Horta. ¿Nadie les ha explicado cómo deben llegar a un lugar tan peligroso?

Por cierto, ¿por qué se está diciendo desde la prensa y TV diarias que eran autobuses nuevos, cuando todo el mundo ha podido ver que son autobuses viejos?, ¿alguien nos lo puede explicar?

Por si no fuera poco en la Comisión de seguimiento de las obras del TGV se nos informó de que a finales de año se derrocará el puente de Riera d’Horta, sin que se ofrezca una alternativa desde el barrio para acceder al triangulo, solo ofrecen in por Sant Adrià hasta la calle Santander.

No parece desmesurado exigir:

  • Que exista un sistema de vigilancia que garantice la seguridad de las personas
  • Que se cree un acceso al triangulo en para coches desde Sant Andreu
  • Que la salida peatonal sea accesible para las personas con dificultades motrices, tal como exige la normativa municipal.

 

Aquesta notícia pertany a les següents categories:
Aquesta notícia té les següents etiquetes:

Altres notícies relacionades